El Telegrama – Empieza la Primavera

Las llamas de las Fallas dejaron paso a las cenizas ancestrales que desde los tiempos de Edetanópolis cierran el tiempo de invierno y dan la bienvenida a la Primavera, con su eclosión de luz, de flor y de vida.

En ningún otro lugar como en Valencia la Primavera se palpa en cada calle, en la arena de sus playas, en los naranjales que desprenden del azahar su fragancia.

Valencia rezuma amor mediterráneo, sol de Sorolla, melodías de Serrano, Thous y Chapí, sangre y barro de Blasco Ibáñez. Sangre, sol y amor de los pueblos del mar a sus tradiciones más profundas, nos llevan a la solemnidad de la más bella expresión popular: la Semana Santa Marinera. Vestas que desde hoy llenan de pasión el Cabanyal, el Canyamelar y el Grao de València.

Y del pasado y el presente, rescatamos lo mejor para dibujar el futuro. Con trazos como los que da el maestro Hernándiz, con sus historias fantásticas, que con diestro brindis literario a la épica nos dibujan un futuro de emoción, aventura y acción.

Una fantasía, la que se espera, y otra, la de aquello que no se recuerda. El camino que se anduvo, con mayor o menor éxito, se puede ir desdibujando y temblar bajo el azote del mal de Parkinson. No dejemos nunca que la tristeza termine llevándose a nuestro amigo, aquél que un día dejó de poder sostener el lápiz o el vaso, pero al que no le tiembla el pulso para seguir luchando por su vida, por nuestra vida, por amarnos.

Javier Furió